centro de atención al cliente

Preguntas frecuentes

Al inciar

El Fideicomitente es el Grupo Inmobiliario que desarrolla el Proyecto y que ha aportado a un Patrimonio Autónomo administrado por la Entidad Fiduciaria, el Inmueble sobre el que se construye la reserva y los recursos financieros, que provienen de un crédito constructor, para garantizar su finalización.
El Beneficiario de Área es el propietario que ha decidido comprar una o varias de las Unidades de Vivienda Individual en que está distribuido el Proyecto.
El Beneficiario de Área se vincula al Proyecto mediante la suscripción de un Contrato de Fiducia con la Entidad Fiduciaria en virtud del cual se compromete a realizar aportes de dinero que constituye el pago del precio por su inmueble.
Al término del desarrollo del Proyecto la Entidad Fiduciaria convierte el interés que ha tenido el Beneficiario de Área en el Patrimonio Autónomo en un derecho de propiedad sobre el inmueble adquirido.

Como lo hemos explicado, los Promotores del Proyecto (Fideicomitentes) han celebrado un Encargo Fiduciario con ACCIÓN FIDUCIARIA en virtud del cual ella recibe de aquellos, y con destino a un Patrimonio Autónomo, el inmueble y el dinero proveniente de un crédito constructor que asegure la realización del Proyecto.
Así mismo cada uno de los compradores de Unidades de Vivienda Individuales se vincula a este Encargo Fiduciario en virtud del cual la Entidad Fiduciaria recibe los recursos que hacen parte del precio del inmueble y, en virtud de ellos, los convierte en Beneficiarios de Área.
Al final del Proyecto este Patrimonio Autónomo es liquidado de forma tal que el interés de cada uno de los Beneficiarios de Área se convierte en un derecho de Propiedad de la Unidad de Vivienda Individual que el propietario ha adquirido, es pagado el crédito constructor que ha sido concedido a los Promotores y ellos reciben, además, la utilidad conseguida por el desarrollo del Proyecto.

Los tres ejemplares originales son entregados a cada una de las partes del contrato: la Entidad Fiduciaria, los Fideicomitentes y el Beneficiario de Área.

En la mayor parte de los casos el Encargo Fiduciario diligenciado en debida forma es suficiente para que los compradores puedan retirar los dineros que tienen depositados en los Fondos de Cesantías y que servirá, según el caso, para pagar todo o parte del precio del inmueble adquirido. En caso de que este documento no sea suficiente la Gerencia, por intermedio del personal de la Sala de Ventas, estará atenta a contribuir a la culminación de este trámite.

El crédito de Mayor Extensión es el crédito que solicitaron los Promotores del Proyecto al banco y que tiene por objeto cubrir el dinero que no han aportado los Beneficiarios de Área para la construcción del mismo.
Los recursos de este crédito serán desembolsados por el Banco a la Entidad Fiduciaria y como garantía fue hipotecado el Inmueble sobre el que se desarrolla El Proyecto.
Al final del mismo la Entidad Fiduciaria entregará los recursos para saldar este crédito de Mayor Extensión y se cancelará la Hipoteca que servía de garantía para la entidad financiera.
El Crédito Hipotecario es el crédito que adquiere el nuevo comprador para pagar la parte del valor de su inmueble que no pagó con recursos propios. Este crédito puede ser solicitado ante cualquier entidad crediticia y está sujeto a las condiciones por ellas impuestas. Como garantía de pago del crédito la entidad bancaria solicitará que el inmueble le sea dado en hipoteca.

No, pero hacerlo con el Banco que financió el Proyecto tiene grandes ventajas.
En primer lugar el Banco que financie el Proyecto adelantará un trámite más ágil y sencillo ya que ha estudiado la viabilidad jurídica del Proyecto y por lo tanto ahorrará el proceso de estudio de títulos que tendrá que realizar cualquier otra Entidad Financiera. Esto probablemente se traducirá en reducción de costos.